lunes, 13 de octubre de 2008

La Doncella de la Muerte





Ésta es una ilustración que realicé de un poema que escribí hace tiempo. Quise representar su delicadeza y, a la vez, su poder destructor. Así dice el poema:

Hacia la Luz

Tumbado entre la oscuridad me veo.....

En una oscuridad en la que únicamente un llanto rompe el silencio.....

Creo reconocerte..... creo sentir tus lágrimas cerca de mi y aunque camino hacia ti, no consigo encontrarte.....

Tus llantos son cada vez más agudos..... Tanto que hacen estremecer incluso a las almas perdidas que nos rodean entre las tinieblas.....

Deseo llegar a ti y abrazarte como nunca antes lo he hecho..... pero sigo sin verte.....

Gritas y se hace la luz..... un foco que te ilumina surge de la nada.....

Por fin puedo verte..... por fin puedo apreciar tu dulce y bello rostro empapado de lágrimas de sangre.....

Por fin puedo sentirte..... por fin puedo tocarte como nunca antes te has dejado.....

Pero tu tristeza no cesa.....

Miras a mis ojos como si algo terrible hubieras cometido.....

Pero no..... aún no.....

Entonces nos fundimos en un beso, en el cual todo mal parece desaparecer.....

Pero no..... aún no.....

Tus lágrimas siguen llenando tus ojos y miras al frío suelo.....

Yo me giro y ahí me veo, tumbado como al comienzo de todo.....

Entonces es cuando te reconozco..... entonces es cuando siento que ese beso ha sido el último, pues amada mía, no eres otra que la Doncella de la Muerte.....